Regresar a canciones
Regresar a canciones
Regresar a canciones
Regresar a canciones
Regresar a canciones
LA SIRENA VARADA

Y ME HE ENREDADO SIEMPRE ENTRE ALGAS,
MARAÑA CONTRA LOS DEDOS.
CIERRAS LA MADEJA
CON EL FASTIDIO DEL DESTINO,

Y EL MORDISCO LO DAN OTROS:
ENCÍAS ENSANGRENTADAS,
Y MIRADAS DE CRIMINALES,
A GRANDES RASGOS, PODRÍAS SER TÚ.

ECHAR EL ANCLA A BABOR
Y DE UN EXTREMO LA ARGOLLA
Y DEL OTRO TU CORAZÓN,
MIENTRAS TANTO, TE SANGRA.

Y EL MENDIGO SIEMPRE A TU LADO,
TU COMPAÑERO DE VIAJE,
CUANDO LAS ESTRELLAS SE APAGUEN,
TARDE O TEMPRANO, TAMBIÉN VENDRÁS TÚ.

DUERME UN POCO MÁS,
LOS PÁRPADOS NO AGUANTAN YA,
LUEGO ESTÁN LAS DECEPCIONES
CUANDO EL CIERZO NO PARECE PERDONAR.
SIRENA VUELVE AL MAR,
VARADA POR LA REALIDAD,
SUFRIR DE ALUCINACIONES
CUANDO EL CIELO NO PARECE ESCUCHAR.

DEDICARTE UN SUEÑO,
CERRAR LOS OJOS Y SENTIR
OSCURIDAD INMENSA,
ENTREGADO A UNA LUZ, COMO UN
LABERINTO DE INCERTIDUMBRE.
ESQUIVAS LA PESADILLA
Y SOBREVOLAR EL CANSANCIO
Y EN UN INSTANTE, EN TIERRA OTRA VEZ

EL MIEDO A TRASPASAR LA FRONTERA
DE LOS NOMBRES,
COMO UN EXTRAÑO.
DIBUJA LA ESPIRAL DE LA DERROTA
Y OSCURECE TANTOS HALAGOS...
SOL, EN LA MEMORIA QUE SE VA...

Y DUERME UN POCO MÁS,
LOS PÁRPADOS NO AGUANTAN YA,
LUEGO ESTÁN LAS DECEPCIONES
CUANDO EL CIERZO NO PARECE PERDONAR.
SIRENA VUELVE AL MAR,
VARADA POR LA REALIDAD,
SUFRIR DE ALUCINACIONES
CUANDO EL CIELO NO PARECE ESCUCHAR.
Management y contratación:
Rock & chicken
marisacorral@me.com